martes 13/4/21

El monumental paisaje montañoso de Omán

oman-1

Deshazte de cualquier imagen de monotonía plana y soleada, los paisajes de Omán se formaron con múltiples alturas durante más de dos siglos. Alrededor de la capital, Muscat, las poderosas montañas de Hajar abarcan casi todo el ancho del mapa nacional, mientras que las alturas como fiordos de la península de Musandam recompensan a los que enfoquen su aventura al norte. En el sur, mientras tanto, los fuertes picos de las montañas Dhofar proporcionan su propio drama. ¿Quieres aventura? Estás en el país correcto.

Omán es un país reputado por sus grandes montañas, aunque múltiples personas optan por mudarse a este país gracias a la buena gastronomía que ostenta. Esto no es lo único, también presume de ofrecer una gran oferta de entretenimiento online como se publica en la página de Bonusfinder para que todo el mundo esté informado de lo que se puede disfrutar a través de Internet cuando se está lejos de España.

Escalar las Montañas Al Hayar

Omán tiene una seria reputación por su escalada en roca. Una mirada a la imponente cara sur de Jebel Misht, el acantilado más alto de su tipo en la Península Arábiga, con una altura de alrededor de mil metros. Los escaladores internacionales más experimentados deliran con las rutas de las grandes paredes del país, los picos de piedra caliza y los picos más difíciles. La mejor noticia es que no es necesario tener mucha experiencia para probar lo que los hace especiales.

Jebel Misht se encuentra a unas pocas horas al oeste de Muscat, pero si en lugar de ello se abandona la capital hacia el este, te estarás dirigiendo hacia Wadi Daykah, una de las mejores zonas de escalada deportiva del país. Es posible conducir casi hasta la base del cañón, y una vez en el sitio encontrarás rutas para distintos niveles de habilidad. Hay opciones a ambos lados del cañón, lo que hace fácil encontrar un lugar para escalar a la sombra, algo idóneo en los meses calurosos donde las temperaturas son bastante altas.

oman-2

Descenso en rápel en Wadi Taab

Un viaje en un vehículo de cuatro ruedas de unas dos horas te lleva desde los barrios construidos de la capital hasta el escondido valle de agua dulce de Wadi Taab. Tallado en la meseta seca de Salmah, es un lugar difícil pero inolvidable para hacer rápel y escalar. Acceder al sitio es una aventura en sí misma, con algunas caídas considerables que hay que superar, y el terreno escarpado significa que se puede esperar que cualquier viaje aquí pueda durar un día completo.

Los puntos más destacados a lo largo del camino, sin embargo, son numerosos. Al cruzar todo el valle, se puede disfrutar de múltiples rápeles, el más largo de ellos con una longitud de 50 metros, así como de varios saltos de cañón en piscinas de agua natural. La experiencia culmina con una empinada escalada asistida por cuerda hasta la meseta.

Los organizadores proveen el equipo pertinente, pero es recomendable llevar ropa indicada para la aventura y llevar mucha agua y comida. Una de las claves de este lugar es que apenas está ocupado por turistas, por lo que se puede disfrutar de los paisajes con una gran libertad. Además, el coste no suele ser demasiado alto si se reserva los viajes y excursiones con antelación.

Conclusión

Omán es un país desconocido para el turismo español, aunque los aventureros más experimentados conocen a la perfección los diferentes encantos que esconde la región. Además, se encuentra en un lugar idóneo para pasar varias semanas descubriendo los apasionantes rincones que hay en Oriente Medio. Al no ser un lugar con una gran demanda de turistas, se puede visitar con varios amigos para pasar unas divertidas e intensas vacaciones a bajo coste.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en FacebookTwitter Instagram

facebook twitter instagram