viernes 16/4/21

Una catarí ante el reto de escalar el Everest para romper estereotipos

mujer-catar-alpinismo-escalada-everest

Sheikh Asma Al-Thani, una aventurera miembro de la familia real catarí, llegó el jueves pasado a Nepal para enfrentarse al ascenso del Everest y ser la primera mujer de su país en alcanzar el techo del mundo, una ambición que nace de su afán por romper estereotipos.

"Escalo montañas para superar mis límites, y espero que coronando las cimas más altas del mundo pueda desafiar la imagen típica del explorador y empoderar a las mujeres y las jóvenes de mi región para que se desafíen a sí mismas", explicó Al-Thani a Efe en Katmandú.

La catarí pasará los próximos 45 días en Nepal y llega al país del Himalaya tras alcanzar el polo norte, conquistar los 6.960 metros del Aconcagua, el pico más elevado de América y del hemisferio sur, y los 5.895 metros del Kilimanjaro.

Si supera la ascensión con éxito, la también directora de comunicación del comité olímpico de Catar se convertirá en la primera fémina de su país en coronar el Everest.

"Este mayo emprendo mi desafío más duro, conquistar el Everest. Solo soy la tercera catarí que intenta la escalada", explicó.

Sin embargo, Al-Thani tiene su mirada puesta en un desafío aún mayor: el reto conocido como "Explorers Grand Slam", que consiste en alcanzar el Polo Norte, el Polo Sur y todas las cumbres más altas de cada continente.

De acuerdo con el Departamento de Turismo nepalí, 471 mujeres han alcanzado la cima del Everest por la vertiente nepalí desde que la escaladora japonesa Junko Tabei subió por primera vez en 1975.

La lista, si se cierne a los países del golfo Pérsico, se reduce a tan solo seis montañeras, con las iraníes Farkhondeh Sadegh y Laleh Keshvarz en primer lugar de la lista con su ascensión en 2005. Ambas fueron, además, las primeras mujeres musulmanas en coronar el Everest.

Esta primavera con motivo de la temporada alta de escalada, Nepal ha emitido 72 permisos de escalada del Everest, una cifra muy por debajo de las 381 personas que obtuvieron el costoso documento debido a la pandemia del coronavirus.

Los extranjeros pagan unos 11.000 dólares por el permiso para escalar la montaña más alta del mundo y la expedición puede costar entre 40.000 y 90.000 dólares.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram 

Una catarí ante el reto de escalar el Everest para romper estereotipos